entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Volvió la nieve y el CAM La Hoya habilitó todas sus pistas

Los 11 medios de elevación y las 30 pistas de esquí de diversos niveles del Centro de Actividades de Montaña (CAM) La Hoya, a 12 kilómetros de Esquel fueron habilitados, como consecuencia de las intensas aunque tardías nevadas que se registran en la zona desde el pasado 18 de agosto.

El coordinador general del CAM, Nicolás Herrera, dijo a Télam que empezaron el 11 de julio “con servicios restringidos para peatones y principiantes debido a la poca cantidad de nieve, pero a partir de la nevada que cayó esta última semana, tenemos habilitada toda la montaña para esquiadores”.

“Si se mantienen estas condiciones vamos a tener todas las pistas habilitadas hasta fines de septiembre, en este arranque tuvimos alrededor de 600 personas diarias promedio, con picos de 1.300”, comentó.

Los trayectos de distinta dificultad que convergen en la base del cerro y la buen nieve en polvo fuera de pista, hacen de esta montaña un espacio ideal para la familia y para el más exigente aventurero.

La Hoya inició su actividad comercial en 1974, cuando se inauguró oficialmente la Telesilla del Bosque, antiguamente llamada Silla I, a la que poco tiempo después se sumó un T-bar, y actualmente la temporada abarca de julio a septiembre, sujeta a condiciones de nieve y con posibilidad que se pueda extender hasta mediados de octubre.

En la base del cerro se ubica el rental de equipos de esquí, snowboard e indumentaria, a 50 metros de la Telesilla Las Lengas, que permite acceder al corazón del cerro, y en la cota de 1.650 metros se encuentra el principal punto de encuentro de la montaña: la recién inaugurada Confitería “El Zorro”, frente a la pista de Principiantes.

También se emplaza en ese sitio la Telesilla del Cañadón, que permite acceder a la zona media y alta del cerro, donde se despliegan las pistas de nivel más avanzado, y en la cota de 1.850 metros, se encuentra El Refugio, un parador pequeño, pero con inmejorable ubicación para hacer un alto y disfrutar algo caliente antes de seguir esquiando.