entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Un tenso cruce entre la diputada Goic y Sastre por el uso de la palabra durante las sesiones

La sesión de la Legislatura fue breve. Se aprobaron sobre tablas algunos proyectos de declaración y hubo acusaciones cruzadas entre la diputada Tatiana Goic (Frente de Todos) y el presidente de la Cámara, Ricardo Sastre (Chubut al Frente).

En Hora de Preferencia la legisladora de Comodoro Rivadavia cuestionó los acuerdos políticos de Sastre con la Asociación Provincial de Empleados Legislativos que, según Goic, impiden el uso de la palabra a los diputados porque hay un límite de tiempo en la sesión. Cabe recordar que los empleados mantienen la retención de servicios por la demora en el pago de salarios, pero acordaron levantar la medida durante cuatro horas los días de sesiones para que se puedan realizar.

Goic remarcó “lo sucedido en la última sesión, donde se pretendió no darnos el derecho a la Hora de Preferencias. No sólo se intentó quitar y se dio la orden de que se corte la transmisión en vivo, negándole a la ciudadanía el derecho de saber lo que pasa en Legislatura. El momento en que se corta la transmisión tampoco coincide la versión taquigráfica con los hechos”,

La diputada aseguró que la Hora de Preferencia para los diputados, “es el momento donde damos el debate y traemos a este recinto los temas que consideramos deben ser tratados, si no pudiéramos tener el derecho al debate no tendría razón de ser, podríamos estar desde nuestras casas”.

“Sin Hora de Preferencias, las minorías no tendríamos derecho a expresarnos”, continúo. En la sesión pasada “Rafael Williams habló de la problemática de Cushamen y de la partida que se dio desde la Legislatura para forrajes. Otra diputada habló sobre la asunción de Touriñan, otra presentó proyecto por la renegociación de la deuda, pero muchos diputados no lo saben porque se retiraron”.

En su discurso, Goic aseguró que en la última sesión “los tiempos se orquestaron desde afuera, por otros actores que no son los diputados, y en este recinto se le cortó el uso de la palabra a un diputado mientras se agitaba desde las gradas. Cosa que prohíbe nuestro reglamento y que obliga al presidente de la Cámara a desalojar a quien lo incumpla”.

Goic le reclamó a Sastre que su función no es “cerrar acuerdos que cercenan la voz de los diputados” y que no pueden seguir permitiendo “que manejen el debate”.

“No se trata del derecho que tienen los trabajadores de la casa a usar herramientas sindicales, porque si están de retención de servicios me parece justificado, porque los estatales vienen padeciendo y lo denunciamos muchas veces, pero no podemos permitir que esas herramientas se usen para hacer política”. También se refirió a sus pares acusándolos de que mientras esto pasa “otros diputados eligen mirar para otro lado. Están transformando a la Legislatura en una escribanía y se paran y se van”, apuntó.

Quien le contestó fue el propio Sastre, dejándole en claro que “en la última sesión, todos los diputados que quisieron hacer uso de la Hora de Preferencias lo hicieron” y le recomendó que “por la salubridad de la vida política de nuestra provincia, que de los acuerdos espurios o turbios que menciona, porque si no son vendidas de humo para la tribuna, los denuncie donde los tiene que denunciar. Por ahí son costumbres a la que usted está acostumbrada, no son mi caso”, afirmó.

Le dio uso de la palabra a otra diputada pero Goic siguió hablando, sin el micrófono habilitado. Reclamó que se respete el reglamento y que la dejen seguir. Sastre justificó la acción asegurando que no le iba a permitir “que diga lo que se le ocurra”, que no pronuncie “injurias” y que “vaya a la Justicia y haga la denuncia donde corresponde”.

Intervino Manuel Pagliaroni (Juntos por el Cambio), quien respaldó a Goic. “Debemos dejar en claro que debe existir un apego al reglamento de esta casa e incluso en el uso de la palabra”. Sastre le respondió que se quede tranquilo porque “las versiones taquigráficas están como corresponde, porque se continuó la sesión pasada”.

Mariela Williams (Chubut al Frente), remarcó por su parte que todos los diputados “tenemos un acuerdo con APEL por el cual las sesiones terminarían a las 13. En función de eso entiendo que se dio por terminada la sesión y me sorprende el hecho de que la diputada que lo menciona sea de extracción sindical y no esté respetando un acuerdo justamente con el sindicato. Me sorprende esta exposición respecto de que está cercenada nuestra voz en esta cámara, no es lo que piensa la mayoría”.

Goic refutó aclarando que sus palabras no tienen que ver con una cuestión sindical “sino con que se utilizan herramientas sindicales para manipular los tiempos de la sesión”.

Al finalizar la sesión, el vicegobernador Sastre reiteró que “a nadie se le cercenó la posibilidad de dialogar en esta Cámara, a veces el no tener temas importantes para abordar hace que se busque algún tipo de discurso barato, para poder tener un poco más de presencia. Hay temas más importantes para abordar en la Cámara que discutir si se habla o no”.

Remarcó que “en ninguna sesión se ha coartado la posibilidad de hablar a ningún diputado, y la sesión pasada se finalizó como correspondía, con todos los oradores presentes que así lo requirieron, y estaba enmarcada en el acuerdo del sindicato por la retención de servicios”.