entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Tras la victoria, “Nacho” Torres habló de armar un frente provincial pensando en el 2023

Ignacio “Nacho” Torres fue el gran ganador de las elecciones legislativas que se disputaron el domingo, de la mano de Juntos por el Cambio. Pero como dice el dicho, no hay 2023 sin 2021. Por ese la gran performance para transformarse el candidato más votado le permite visualizar un poco más allá. En una entrevista concedida a Cadena Tiempo, en el programa El Interruptor, Torres deslizó la posibilidad de conformar un frente provincial, que tenga una agenda chubutense y que incorpore al vecinalismo, al peronismo e independientes.

Habló de la grieta nacional, del peronismo y de la necesidad de salir de la grieta para lograr consolidar un espacio de poder con otros actores.

“Viví esta campaña muy provincial. Se buscó nacionalizar y vinieron los referentes nacionales. Si salimos a la calle y preguntamos a 10 vecinos, ninguno te dice que buscaron equilibrar el Senado. Nuestra agenda es por otro lado, por una de las crisis educativas más grandes de la provincia, recuperar el empleo, un gobierno que le habla más al político que a la ciudadano, lo que se notó claramente en los números”, apuntó contra el Gobierno provincial.

“Que Mariano Arcioni diga que perdió porque se polarizó la elección es cínico. Hubo un mensaje para el gobernador y es lógico que sea escuchado y haya una mirada dialoguista con la oposición, con discusión de políticas públicas que exceda a quien está sentado”.

Acerca de los sectores a los que pudieron llegar para acumular el caudal de votos, analizó: “Hay un voto pendular que no se identifica con una fuerza. Paga impuestos y está harto de un gobierno que no se hace cargo de nada, que la Policía no tenga recursos, que los hospitales no tengan insumos. Le dio un voto de confianza a un frente que pudimos despojarnos de prejuicios, con un esquema frentista para llegar a lugares que eran hostiles. Para las Generales pudimos contener al radicalismo. El mensaje fue de todos los chubutenses para un gobierno que no escucha”.

Hizo referencia a su diálogo permanente con dirigentes de otras fuerzas como el peronismo. “Hablamos con todos porque Chubut es chico y si no tenemos la capacidad para sobrevolar la grieta difícilmente podamos sacar adelante la provincia. Hay muchos intendentes del ofioicialimso y del Frente para la Victoria con buen diálogo y que no se sienten representados. Se atomizó a la Legislatura, la pertenencia de los intendentes porque no hay conducción política fuerte. Hay un poliamor pejotista”.

En ese sentido, expuso el desafío para la conformación de un espacio que exceda lo que hoy representa Juntos por el Cambio. Algo diferente. “No hay que ser sectarios. Encuentro buenos dirigentes y sueño con un frente chubutense con agenda propia y ese frente tiene que tener radicales, gente del PRO, peronistas, independientes. Algo más grande que Juntos por el Cambio. Estoy convencido de que lo vamos a lograr. En Mendoza se dio un fenómeno, y en Santa Fe. Chubut puede ser un espejo de esas provincias donde se abrió el juego, con una coalición de gobierno propia, muy provincial, si no terminás como aplaudidor del gobierno de turno. Hay que salir de la Argentina pendular”.

Gestión Macri

Durante la gestión de Mauricio Macri, Torres tuvo un paso por PAMI Chubut y fue el coordinador del caído en desgracia Plan Patagonia. “Macri no empezó con la deuda. Cuando sos gobierno y tenés que cubrir agujeros de déficit, no tenés muchas opciones. Fue un error la política económica, pero pensando en Chubut tenemos que acompañar a la mujer a nivel nacional que nos garantice estabilidad monetaria. Chubut es de las provincias más exportadoras”. Dijo que la deuda es el principal desafío.

Ornella, su novia kirchnerista

Uno de los momentos de mayor emoción tras la victoria del domingo, fue cuando “Nacho” Torres agradeció a su novia, Ornella, por “bancarlo” todos estos años. En Cadena Tiempo contó que tienen pensamientos distintos en algunas cuestiones de la realidad. A tal punto que reconoció que ella es “kirchnerista de Néstor”.

Contó cómo se conocieron: “Ella piensa distinto. Cuando la conozco trabajaba con Berni y yo con Ocaña, dos figuras enfrentadas políticamente. Somos el mejor ejemplo que el amor puede vencer la grieta”. Remarcó que “me tomé un momento para rescartarla a Ornella, en 10 años bancó muchas feas y se merecía el reconocimiento”.

Afirmó que por la diferencia en el posicionamiento político existen debates, incluso en la familia: “Ella es peronista y cercana a Néstor. Y discutimos y debatimos, incluso familiares. Enriquece. Hay dirigentes del oficialismo que son muy buenos cuadros. Respeto al convencido, con Santoro me tocó debatir y es un radical culposo, pero es un tipo valioso. La política es debatir más ideas”.