entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Se completa el Superior: por primera vez habrá ministras

Legislatura aprobó los pliegos de Daniel Báez, Ricardo Napolitani, Silvia Bustos y Camila Banfi. Durante más de siete horas expusieron y contestaron preguntas.

Tras más de siete horas de sesión que incluyeron las exposiciones y las respuestas a los diputados de los cuatro aspirantes a sumarse al Superior Tribunal de Justicia de Chubut, la Legislatura aprobó por unanimidad los pliegos de Ricardo Napolitani, Silvia Bustos, Camila Banfi y Daniel Báez, que completarán el máximo cuerpo jurídico de la provincia, junto a los actuales integrantes, Mario Vivas y Alejandro Panizzi.

Napolitani es oriundo de Comodoro Rivadavia pero venía ocupando cargos públicos desde hace muchos años en la Justicia de Santa Cruz. Banfi es actual fiscal jefa de Comodoro. Bustos es jueza de Faltas de Rawson. Y Báez, el jefe de los fiscales de Puerto Madryn.

La exposición empezó apenas pasadas las 9. Cada candidato tuvo una hora para exponer. Y luego las preguntas de los diputados para profundizar en temas específicos.

El primero fue Báez, quien intercaló el repaso de su vida profesional con definiciones acerca de la Justicia, el derecho, el género y demás solicitudes que estaban dentro de la hoja de ruta planificado por los legisladores. Luego respondió inquietudes. En total habló dos horas.

“Conozco el sistema judicial por dentro, lo caminé, lo padecí. La gente con un familiar fallecido espera que llegue la autoridad. Cuenta su historia como juez, toda su carrera”, dijo. “Cuando hablan del acceso a la justicia, yo empecé yendo, no dando órdenes. Hay que acercarse, ver la problemática de cada lugar. Lo que sucede in situ, ver la cara la gente, hablar. La justicia tiene que tener independencia, autonomía, con la ley igual para todos. Para hay una condición ineludible. Aquel que quiere ejercer la justicia tiene que ponerse en lugar del otro. Esto se perdió en el Poder Judicial. Un desafío es tratar de cambiarlo”.

Respecto a los desafíos, remarcó con cierta cuota de humor que “si logro que la gente vaya a trabajar a la tarde será un logro para la sociedad. Se perdió la disciplina, la vocación al trabajo. Hay gente que viene a trabajar para cobrar el sueldo y eso hay que cambiarlo”. Consideró que deberían publicitarse las declaraciones juradas y los sueldos del STJ.

Báez mencionó como paradigmática a la Megacausa por el Banco en su carrera profesional. Y la emparentó con otras causas de corrupción más actuales: “La Justicia de Chubut es creíble, no hubo impunidad. Se hizo lo que debería hacerse, el sistema funcionó. Aquella semilla de la Megacausa hoy la recogemos con el Embrujo y Revelación”.

Acerca de su participación en causas por abuso sexual, respondió: “Participé logrando importantes condenas. Es uno de los delitos más terribles, la persona queda afectada en su dignidad. Son víctimas especiales después de la condena. Ponerse en el lugar del otro no termina con la sentencia”.

Uno de los puntos más destacados fue cuando Báez respondió sobre las influencias políticas: “No son sinónimos vínculos, influencias o acercamiento. Es muy distinto ser influenciado a tener vínculos o acercamientos por la función. Participé personalmente en conflictos tremendos en Madryn. Recuerdo el conflicto del STIA, donde un mes la ciudad estuvo tomada. Tuve vínculos con la política, claro. Luego el conflicto de Alpesca más de tres meses, con marchas permanentes, toma de fábricas. Hay veces que hacen que la Justicia y la política se unan”.

En cuanto al pedido de los diputados para que se defina sobre el Per Saltum o la zonificación minera, el magistrado advirtió que no puede adelantar opinión ya que podrían ser causas a votar.

Y sobre el Juicio por Jurados, Báez remarcó que es imperioso que se ponga en práctica. “Es la máxima expresión ciudadana, que la gente se comprometa con la Justicia y asumir la responsabilidad de condenar a alguien y arribar a un veredicto”.

Sobre la baja de la edad de imputabilidad sostuvo que “es una discusión a dar en Argentina. Debe discutirse, no puedo afirmar si debe bajarse o no”. Sobre el estado de las cárceles fue contundente: “Hace falta un servicio penitenciario provincial que no existe. Y las condiciones carcelarias están al límite del hacinamiento. El IPP va camino a colapsar. La Alcaidía de Trelew va camino a desparecer”.

En relación a la disociación entre el Poder Judicial y el resto de la administración en cuanto a los salarios, respondió: “En agosto cobré sueldos atrasados y me las arreglé como pude. Hoy es la Ley vigente, hay una acordada para estar ligados con la Corte Suprema de Justicia y es así”.

Antes de la exposición de Ricardo Napolitani se cortó la luz en la Cámara por las fuertes lluvias. Fue sólo por minutos. El experimentado letrado relató su paso y su vínculo con el poder político en Santa Cruz. E incluso un llamado de Néstor Kirchner en 2008 para conformar la Comisión Nacional de la Defensa de la Competencia.

“Hay una deuda con la sociedad que es la presencia de la lucha contra el narcotráfico. Lo vi en las calles de Comodoro”, indicó.

“Desde los Juzgados a veces no se ve la realidad. A la hora de elegir los jueces yo buscaba el criterio común, conocer los dos lados de la vida. El pecado capital es la soberbia, hay que estar preparados”, dijo sobre su rol en el Consejo de la Magistratura de Santa Cruz.

“El juez con grupos de poder que pueden condicionar su decisión. La independencia del juez está en su despacho cuando toma una decisión difícil y no le teme la a la tapa de los diarios. Para ser juez hay que tener el cuero duro. Debe tener más tolerancia que cualquiera. La opinión es libre. Tenemos que tolerar las críticas porque es el juego de la democracia. El juez está para sostener el Estado de Derecho”.

Napolitani se refirió a uno de los temas requerido por los diputados: los cortes de ruta. “El juez tiene que salir de su despacho y cuando la ruta está cortada tiene que ir y decir que están cometiendo un delito, si pueden liberar una mano. Tuve 9 cortes y en todos los muchachos se fueron. La presencia es vital del juez para la paz social. Hay que arremangarse y embarrarse y aguantar algún insulto”. No hubo preguntas.