entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Piti Murúa: “Juan Ale es un chacal que está escondido”

Se encontraba lejos de su casa cuando sus dos hijas le confesaron a su madre (su ex esposa) que a finales de la década de los 90, cuando tenían 9 y 10 años, habían sido abusadas.

Desde entonces, contó Luis Ignacio “Piti” Murúa en Cadena Tiempo, su vida y desde luego la de sus hijas, cambiaron para siempre.

“Cuando tu hija te dice: ‘Papá, no quiero vivir más’, es algo terrible”, expresó Murúa que admitió que llegó a temer que en un momento de soledad alguna de sus niñas se quitara la vida.

“El tipo rompió dos vidas, porque para el trauma de mis hijas no hay cura”. Para el exjugador de fútbol y reconocido director técnico chubutense, que vive en carne propia el sufrimiento que involucra a toda una familia, “los tratamientos con psiquiatras son solo paliativos, porque para lo que sucedió nunca va a haber una solución definitiva”.

El ex jefe de policía y ex diputado provincial Juan Luis Ale, acusado de abusar a las dos niñas, pasó a ser el padrastro de las menores luego de ensamblar una pareja con la ex mujer de Murúa. Según relata el padre de las víctimas, no se puede olvidar del día en que, el por entonces Comisario, frente a frente, le dijo: “Quedate tranquilo que yo te las voy a cuidar, como si fueras vos”.

“Ale es un chacal que está escondido en Esquel y quiere zafar de muchas situaciones”, incluso ha presentado variados intentos para dilatar el juicio, “porque es un cobarde”, declaró Murúa, que, en más de una oportunidad, según lo admitió, tuvo ganas de “hacer justicia por mano propia”.

“Tengo presente el relato de mis hijas, de lo que hacía Ale y como lo hacía, y yo aguantando las ganas para no ponerme a llorar en frente de ellas”-confesó Murúa- “Sentí culpa, me pregunté varias veces por qué tomamos la determinación de separarnos con mi ex mujer, y por qué no traté de mantener ese vínculo hasta que mis hijas fueran más grandes”.