entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

“Ñoquis calientes”: no descartan más procedimientos

Fiscalía allanó el Ministerio de Familia y las viviendas de la exministro Torres Otarola y otras funcionarias. Investigan al menos 24 contrataciones irregulares.

Encabezados por el comisario Juan Carlos Núñez y a pedido del fiscal Omar Rodríguez, personal de la Unidad Anticorrupción concretó una serie de allanamientos en el marco de la investigación a la exministro de Familia, Cecilia Torres Otarola, por al menos 24 supuestas contrataciones irregulares. El caso se conoce como “Ñoquis calientes”.

Los procedimientos se realizaron en la vivienda de la exministra en Playa Unión, en dos casas particulares de funcionarios del Ministerio en Rawson y Trelew y en la sede del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, donde en el momento estaba Torres Otarola. Allí también revisaron su camioneta en búsqueda de documentación.

Según detalló Núñez, se allanaron casas particulares de funcionarias del Ministerio, y la de la exministra también. “Hubo requisas personales para secuestrar algunos elementos de interés para la causa como telefonía celular”. Lo que interesaba “era secuestrar celulares que teníamos que recuperar porque teníamos otras medidas que complementan estas y ese objetivo ya lo tenemos”.

Aparte del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, “tenemos allanamientos en el barrio 2 de Abril de Rawson, en Playa Unión en la calle Costamagna y en Trelew en Italia y Alem”.

“Vinimos al Ministerio porque teníamos la idea, corroborada, de que las personas aún estaban en este Ministerio y de hecho dos de las subsecretarias más la exministra se encuentran en el lugar y pudimos ubicarlas en este lugar”. Eran cerca de las 15.

“No le consultamos los motivos por los cuales estaba en la oficina, la encontramos y le secuestramos el celular. El resto de las personas que estaban son todas de la primera línea del Ministerio que, de algún modo, son las personas que respondían a Otarola”, dijo Núñez, en referencia a secretarias y subsecretarias. El funcionario comentó que cuando llegaron a la oficina la exministra “se mostró tranquila, dispuesta a colaborar, aunque tampoco tenía muchas opciones”. Se secuestró documentación y computadoras personales, además de celulares.

También se revisó la camioneta particular de Otarola. Buscaron evidencias de extracciones bancarias. Es una camioneta Chevrolet Blazer, que exhibía incluso un permiso de circulación oficial. Para realizar esta dirigencia se le pidió participar a la exministra pero prefirió permanecer en la oficina. Núñez no descartó más futuras diligencias.