entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Madryn: organizadores de eventos piden eximición impositiva

La pandemia atravesó a toda la sociedad y su continuidad está generando severos inconvenientes a muchos emprendedores que no han reanudado sus actividades laborales.

Este el caso del segmento evento, que en Puerto Madryn engloba 1200 personas, que se movilizaron hasta las puertas del municipio para solicitarle al intendente Gustavo Sastre una eximición impositiva para poder aliviar sus alicaídos bolsillos.

“La problemática con que nos hemos encontrados es que hay algunos sectores ya flexibilizados y pudiendo estar activos, mientras que los de eventos están totalmente castigados con la pandemia” reconoció el jefe comunal. En este sentido, remarcó que “necesitan volver a reactivar su actividad comercial porque la economía arrastra un problema tan grave como es el de la salud”.

En el diálogo franco y cara a cara se acordó poder iniciar las negociaciones para poder llegar con las respuestas que ellos están pidiendo al municipio, además de poder avanzar en el análisis de los protocolos elaborados para allanar el camino con vistas al momento donde se pueda autorizar la realización de esta actividad.

Miguel Santana, que tiene una empresa de sonido, expresó al intendente que el petitorio apunta a analizar la posibilidad de “eximirnos de algunos impuestos”, en tanto que el intendente les respondió: “De la misma manera que le hemos dado una mano a todos, manejándonos sobre situaciones normales y coherentes, les vamos a brindar una ayuda. No tengan dudas. Busquemos alternativas y ver, mediante los protocolos, de qué manera podemos empezar con alguna flexibilización en el rubro”.

Por su parte, una de las mujeres describió hasta las lágrimas la realidad que les toca atravesar y la falta de una certeza sobre que puede llegar a suceder en las próximas semanas para no perder la inversión realizada en su vida.

“Imperiosamente necesitamos abrir el local porque con estas medidas nos están empujando a fundirnos. No tenemos más resto…8 meses cerrado y no tengo más para pagar. Te lo juro por Dios” le expresó la organizadora de eventos al intendente. En su suplica expresó, con lágrimas en los ojos, que “nuestro negocio está endeudadísimo, no tengo más resto. Lo que me preocupa son las 150 familias que necesito darle una explicación…te lo juro por Dios que necesito explicarle que pasará con sus fiestas. Llevo 76 fiestas reprogramada, es una fortuna. Necesito urgente que toquen este tema, por favor te lo pido”.

Sastre escuchó atentamente a la mujer y le explicó que “te entiendo que si pudiera darte una respuesta te la daría pero son rubros que en el mundo no tienen solución. Vamos a buscar una alternativa entre todos para que puedan salir de esto también”.