entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Improvisación y falta de conducción en Servicoop

Especial para En Tres Líneas por Columnista Invitado

No deja de sorprender la improvisación permanente de la actual conducción de Servicoop, sobre todo porque se llenaron la boca hablando, en campaña, del gran equipo de profesionales que tenían, para hacer frente a cada una de las cuestiones que hacen al funcionamiento de la cooperativa.

Ahora en plena pandemia vuelven a demostrar su inoperancia e imprevisión, algo que se refleja en el estado de endeudamiento y en la forma que manejaron la facturación del último mes, que termina repercutiendo directamente de manera negativa en el bolsillo del usuario.

Ante esta última situación, salieron con un comunicado “benevolo” explicando que la factura de agosto vino con algunas sorpresas (importes abultados), producto de que los toma estados no pudieron realizar su tarea, debido a las restricciones de la pandemia, entonces aplicando el reglamento que regula el servicio eléctrico, repitieron la lectura de los meses anteriores con una consecuencia lógica: Grandes desfasajes entre lo consumido y lo facturado.

Ante las facturas exorbitantes que llegaron a los domicilios, la solución de la Lista Roja fue darle al usuario la posibilidad de terminar de pagar su factura de agosto en noviembre a través de “pagos a cuenta” voluntarios pero sin bajar los importes. Con semejante software de gestión que hoy tienen disponible, implementando por la conducción anterior, no se entiende como no hicieron una previsión y generaron un plan de adecuación en varios meses para poder facturar los estados reales sin matar al usuario de una vez. ¿Qué culpa tiene el socio de que el toma estados no pudo ir a su casa durante varios meses?

Lo lógico hubiera sido informarle al socio que sus estados no estaban siendo medidos y que una vez se regularizara la situación, se iba a llevar adelante un procedimiento para la normalización de las facturas con las mediciones reales en por ejemplo el próximo semestre.

En vez de eso, fue más fácil improvisar y sacar a la calle facturas impagables y ante el escándalo dar una prórroga hasta noviembre.

¿Qué pasó con el pensamiento social que tanto pregonaron?
¿Dónde está el gran equipo de asesores y pensantes?

La alta rotación de presidentes denota que nadie quiere hacerse cargo de la braza “servicoop” que ellos mismo generaron con endeudamiento, falta de gestión, cesación de pagos y que cada vez se pone más caliente. Pasaron a ser desorganizados pero unidos en saltar del barco antes de que se hunda.