entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Diego Armando Maradona, a un año de la partida del D10S

Este 25 de noviembre se cumple el primer aniversario luctuoso de quien puede ser el deportista más importante de Argentina en el siglo XX.

Diego Armando Maradona (1960-2020) es un nombre que no pasa desapercibido: es conocido tanto por fans del deporte como por aquellos que no tienen conocimiento de él, pero sí que dejó huella en todo un país.

Es considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos, enfrascándose en un eterno debate con el brasileño Pelé y que ahora también contempla a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, pero lo cierto es que el Pelusa, como era conocido popularmente el jugador de cabello quebrado, siempre será recordado por su personalidad e influencia dentro y fuera de la cancha.

Vino al mundo el 30 de octubre de 1960 en Lanús; fue el primer varón de Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco, así como su quinto hijo. Su familia tiene raíces gallegas, croatas y con pueblos originarios de Argentina, una combinación de sangre que formó a uno de los futbolistas más importantes del mundo.

Desde niño, Maradona mostró dotes futbolísticos a la ofensiva y en 1969 se sumó a las categorías inferiores de Argentinos Juniors, donde estuvo hasta sus 14 años, cuando saltó a la Primera División con ese mismo equipo. Su debut en el máximo circuito del balompié albiceleste se dio a sus 15 años, permaneciendo con los Juniors hasta 1980.

Disputó poco más de un año con Boca Juniors y comenzó el sueño europeo en 1982, cuando partió a España para enfilarse con el Barcelona, pero no fue sino hasta con Napoli que escribió una gran historia a nivel de clubes, consolidándose como su referente entre 1984 y 1991; de ahí llegó la oportunidad con Sevilla y la repatriación con Newell’s Old Boys (1993) y el cuadro Xeneize (1995-1997), hasta su eventual retiro.

Su talento con el balón fue recompensado y ganó títulos como el Torneo Nacional de 1981 con Boca Juniors, así como la Copa del Rey (1982-1983), la Supercopa de España (1983) y la Copa de la Liga (1983), estos tres con los blaugranas.

Su época dorada con el equipo de Nápoles también fue recompensada, al llevarse los Scudettos en 1986-1987, 1989-1990, la Copa Italia de 1986-1987, la Supercopa de Italia en 1990 y la Copa de la UEFA de 1988-1989.