entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Deportivo Madryn ascendió a la Primera Nacional

Los sueños están para cumplirse y el Aurinegro escribió ayer la página más emocionante y rica de su historia. Deportivo Madryn ascendió a la Primera Nacional, a cientos de kilómetros de su casa, acompañado por miles de hinchas. Años de soñar con el ascenso, años de trabajar por un solo objetivo. Años y torneos de masticar frustraciones y renovar las ilusiones. Ahora ya queda atrás el Federal A. Es hora de festejar. El Deportivo Madryn ganó el ascenso desde la primera fecha y ayer lo demostró en la cancha. Fue el mejor. Llenó de orgullo a sus hinchas y puso en alto el nombre de la ciudad.

El Deportivo Madryn se hizo grande en Sarandí y le ganó 1 a 0 a Racing de Córdoba en la final por el ascenso a la Primera Nacional.

El 1er round de estudio duró poco más de 10 minutos. Sin patear al arco, eran todas insinuaciones. Ellos generando peligro con el número 10, Emiliano Blanco. Mientras que el Aurinegro buscó con Marinucci por la banda derecha, una llave que abrió varios partidos en la temporada.

La primera llegada fue de los cordobeses a los 17 minutos, con un desborde por izquierda que terminó en un remate por muy por arriba del travesaño.
Racing se fue acomodando mejor en la cancha pero el Depo también empezó a lastimar: en un córner de Molina, Sebastián Jeldres la encontró en el primer palo y la mandó a centímetros del arco, para el lamento de toda la hinchada Aurinegra.

El equipo de Pancaldo, entre neverviosismo y el buen rival enfrente, se acercó de a poco al arco de Racing. La mejor manera de llegar fue por arriba, y la pelota parada se convirtió en el mejor arma.

Sobre el final de la primera parte, el clima en la cancha y en los bancos subió la temperatura: el 9 de ellos se tiró en el área y todo el banco de Racing estalló pidiendo penal. El árbitro Franklin no compró y terminó expulsando al técnico y a su ayudante por los insultos y reclamos.
Así de fueron al entretiempo con el marcador igualado en 0.

SEGUNDO TIEMPO: GOL Y EMOCIONES

La segunda parte arrancó con la intensidad propia de una final.

A los 3 minutos, los corazones Aurinegros se paralizaron por unos segundos: en una contra de Racing, el ‘Chelo’ Ojeda salvó al Depo con una gran atajada en un mano a mano, el rebote quedó en los pies del 9 que volvió a rematar pero el palo le dijo que no.

El partido se volvió entretenido, al menos para los neutrales que veían un ida y vuelta constante, entre dos equipos muy verticales.

La jugada del partido no tardó en llegar. El gol para la historia no podía ser de otra manera, que bajo la magia de dos de las grandes figuras del torneo.
A los 18 minutos llegó una guapeada de Marinucci por la derecha, que gambeteó y entre varios defensores metió el centro para que el 10, Sebastián Jeldres, meta la cabeza y la cuelgue en un ángulo y despertar la emoción de todo el mundo Aurinegro.

Los hinchas miraban en cronómetro y parecía una eternidad. Pero el sueño estaba cada vez más cerca.

Con el resultado a favor, Pancaldo empezó a mover el banco. Salieron Molina y el Colo Lopez, para el ingreso de Opazo y Migone.
En el fondo, el experimentado Totono Mancilla y Rocaniere fueron una garantía. Voz de mando y ganadores en cada cruce para terminar con los avances de los peligrosos delanteros de la Academia. Atrás, Ojeda selló el arco con la seguridad de cada fecha.

El DT volvió a meter mano para refrescar en ataque: a los 30′ postó por el ingreso de Michelena en lugar del goleador Jeldres.

Los minutos pasaban y el Deportivo Madryn aprovechó la desesperación de Racing para hacerse fuerte en la cancha de Sarandí. Marinucci se adueñó de la pelota y manejó los tiempos del equipo.

El técnico rival, que lo miraba desde afuera, apostó por los más grandotes en el final y metió en la cancha a todo lo que pudo, para buscar el golpe de suerte.
Ya a los 43′, Pancaldo mandó a la cancha a Ruquet en lugar del 7 y ordenó a los laterales a resguardar su zona.

El arbitro Frankiln adicionó 5 minutos para estirar el suspenso y terminar pitando en final de un partido que quedará para el recuerdo del Deportivo Madryn y toda una ciudad.