entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Benedetto: “Recibimos palos pero volvimos a tapar bocas”

El delantero del flamante campeón de la Copa de la Liga Profesional exhibió su desahogo tras la conquista alcanzada en Córdoba y remarcó que el equipo recibió “palos pero volvimos a tapar bocas”. Riquelme sumó su cuarto título. Battaglia se mostró contento: “hay que disfrutar de este título”.

Cuando ya había finalizado el encuentro decisivo ante Tigre en el estadio Mario Kempes, el atacante bonaerense, de 32 años, se refirió a la grandeza del escudo de Boca Juniors, que hoy alcanzó su título 72 a lo largo de la historia.

“Nosotros somos grandes. Por más que otros equipos vengan jugando bien se tienen que parar en la cancha contra nosotros”, desafió.

El exjugador de Arsenal y Defensa y Justicia, quien llegó a principios de temporada procedente del Elche español, continuó con sus declaraciones picantes: “A nosotros nadie nos va a decir cómo jugamos”, dijo.

“Nosotros sabemos cómo lo hacemos y sabemos lo que hay que corregir. Boca es esto: no te podés relajar, es entregar la vida en cada partido y hoy tenemos el trofeo nosotros”, apuntó Benedetto.

“Algún mérito tuvimos, los partidos que teníamos que ganar, los ganamos por penales o lo que sea y hoy ganamos cómodos”, agregó el centroatacante.

“Ahora a festejar y mañana a pensar en la Copa (Libertadores), que va a ser difícil. Sería soñado ganar y pasar a octavos de final”, se ilusionó Benedetto, en relación al decisivo compromiso del jueves ante Deportivo Cali, de Colombia, por la última fecha de la zona E del máximo certamen continental.

Bataglia: “Boca tiene buenos jugadores que deben convencerse de lo que hay que hacer”

El entrenador de Boca remarcó que en el plantel que dirige tiene “muy buenos jugadores que deben convencerse de lo que tienen que hacer, porque en este club siempre hay varios focos en muchas partes y hay que saber adaptarse a eso”, luego de celebrar su segundo título al frente del conjunto “xeneize”.

“Estoy contento por los jugadores y por eso hay que disfrutar este título. A lo largo del torneo tuvimos partidos donde dijimos presente y había que sacarlos adelante, y hoy fue uno de ellos”, le explicó el director técnico a TyC Sports.

“Y la tranquilidad estuvo dada en que la mantuvimos cuando los momentos no eran buenos. Porque acá tenemos buenos jugadores que deben convencerse de lo que hay que hacer”, puntualizó.

Y sobre este punto, el santafesino de 41 años advirtió que esos jugadores que mencionó “deben saber que Boca es muy grande y que hay focos en muchos lados y hay que saber adaptarse”.

Finalmente y ya apuntando al trascendental juego del próximo jueves en la Bombonera ante Deportivo Cali, de Colombia, líder del grupo E al que necesita vencer como único camino para pasar a los octavos de final de la Copa Libertadores, Battaglia prefirió también allanarse al camino de la calma para esta reedición de la final copera ante el equipo que entonces dirigía Carlos Bilardo en 1978 y ganó el “xeneize”.

“Este lunes por la tarde volveremos a entrenar y trabajaremos en función del partido del jueves con Deportivo Cali. Ahora queremos disfrutar”, sintetizó.

Riquelme consiguió su cuarto titulo como dirigente

El ídolo de Boca consiguió su cuarto título desde que asumió como vicepresidente en diciembre de 2019.

“Román”, que el 24 de junio cumplirá 42 años, cumplió su gran objetivo de festejar un título más con el club del que es hincha y en donde pasó sus mejores jornadas como jugador.

Hoy festejó al lado del director técnico, Sebastián Battaglia, guerrero junto a él de tantas batallas épicas como futbolistas y de quien se dice que no está en el mejor momento de su relación y que ayer mientras esperaban el vuelo en el aeropuerto para viajar a Córdoba se mostraron para los fotógrafos hablando como si nada.

El tiempo dirá, resultados mediante, en especial el del próximo jueves ante Deportivo Cali en donde depende la continuidad de Boca en la Copa Libertadores, como seguirá el recorrido de ambos.

El “10” fue admirado por todos como futbolista y ahora discutido como dirigente por algunas acciones durante su mandato o declaraciones polémicas a los medios, donde su presencia nunca pasa inadvertida.

El 20 de diciembre de 2019 se puso el traje de encargado del fútbol del club y bajo sus ordenes están cuatro ex compañeros de la era de gloria del “Virrey” Carlos Bianchi como entrenador, Jorge Bermúdez, Raúl Cascini, Marcelo Delgado y el recientemente incluido ;Mauricio Serna, que son los que manejan todo lo concerniente a la relación con el cuerpo técnico y el plantel.

Detrás de ellos esta Román, que como antes en la cancha con sus decisiones amagando para un lado y luego buscando una salida para el otro, les indica el camino a seguir.

Desde aquel primer título por la Liga del 2019/2020 el 7 de marzo, antes de la pandemia de coronavirus, con Miguel Ángel Russo como entrenador, pasó mucha agua bajo el puente y varios conflictos fuertes.

La salida de Carlos Tevez, el otro gran “ídolo” del presente, en junio de 2021, los conflictos por distintas cuestiones con otros futbolistas, y también aquella idea de pedirle a los jugadores que bajaran del micro para darles una arenga en el vestuario de la Bombonera luego de perder ante Gimnasia ante la mirada atónita y el silencio de Battaglia, fueron algunos de ellos.

Y en el medio dos títulos más: la Copa Diego Armando Maradona en San Juan y la Copa Argentina en Santiago del Estero, ambas conquistadas por penales, la primera ante Banfield y la segunda frente a Talleres, de Córdoba.

Tampoco se olvida aquella eliminación contra Atlético Mineiro, empates mediante, por penales, y con dos arbitrajes que perjudicaron a Boca tanto en la Bombonera como en Brasil.

“Boca le ganó al Mineiro las dos veces”, decía Román con la misma irreverencia que mostraba en la cancha como futbolista, cuando exhibía y escondía la pelota a sus rivales, impotentes ante tanta “magia”.

Esta consagración en Córdoba lo encuentra con la mirada ya puesta en 2023, donde algunos piensan que se puede postular hasta como presidente, y con la cabeza apuntando a tratar de conseguir aquella Copa Libertadores que el siempre dijo cuando estaba afuera del club, que es “lo más importante”.