entreslineas.com

Periodismo de verdad. Información en tres líneas

Advierten sobre la presencia de al menos otros seis diques clandestinos en el río

El propietario del Establecimiento “El Álamo” ordenó el retiro del dique artificial que desviaba el cauce del río Chubut hacia el interior de su campo, aunque hay información sobre la existencia de al menos seis establecimientos más en similares condiciones, de otros propietarios aguas arriba del dique Ameghino.

Así lo informó el presidente de la Cooperativa Eléctrica de Trelew y de la Federación Chubutense de Cooperativas, Fabricio Petrakosky, quien constató personalmente la existencia del citado dique y su posterior retiro, en un viaje relámpago efectuado a Las Plumas. El dato lo anticipó Jornada en su edición de ayer.

El dirigente, que contaba con información referida a la citada irregularidad y la hizo pública a través de los medios y las redes sociales, destacó que fue recibido por el encargado del establecimiento, al que se llega por un camino rural de unos 30 kilómetros, que comienza cinco kilómetros antes de llegar a Las Plumas a la derecha de la Ruta 25.

Tras las presentaciones de rigor y aclarado el motivo de su visita, el encargado explicó que a raíz de las manifestaciones públicas de Petrakosky, “el sábado se retiraron las rocas que formaban el dique artificial por orden del señor Peralta”.

En ese sentido, indicó Petrakosky que “el encargado nos acompañó hasta el lugar, a un kilómetro aproximadamente, y pudimos observar que efectivamente habían sido retiradas las rocas y compuertas y el río fluía con su cauce habitual. Comparamos las imágenes anteriores, que mostraban el dique artificial, con el estado del río ahora, y constatamos que efectivamente han sido retiradas las rocas y esparcidas sobre la ribera del río y que el agua circula libremente por el cauce sin ningún impedimento”.

Acerca de la antigüedad del dique y su finalidad, señaló que “fue construido hace seis años y el motivo es que cuando el caudal del río baja, el dique de contención les permitía lograr la altura necesaria como para captar agua en la toma y mantener el riego”.

“Fuimos muy bien atendidos por el encargado del campo, pero si esto no se hubiese viralizado y si la Federación no hubiese hablado, no habría pasado nada”, dijo.

Enfatizó en que “además es necesario ponerse firme para desalentar a otros que están obrando de esta manera, porque hablamos con varias personas de Las Plumas y allí es de público conocimiento lo que pasa con el río y lo que hacen los propietarios de los establecimientos, porque este caso no es el único”.

Consideró que “es necesario controlar”, puntualizando al respecto que “hablaré con el titular del IPA”.