Sastre especulando con la pobreza

14 /10 / 2015

Que en épocas de elecciones se utilicen diversos recursos y argumentos no puede espantar a nadie; ni siquiera cuando esos recursos provienen del estado. Sin embargo, estas cuestiones siempre estuvieron ligadas a la especulación. Es por eso que cuando aparece un video tan explícito de un intendente que pretende ser reelecto ofreciendo trabajo estatal y bolsones de comida, el impacto es mucho mayor. Justamente porque se salta del rumor a la verdad.

Del video no queda mucho para agregar, solo destacar a un Sastre visitando una humilde vivienda del Barrio Perón (uno de los más populosos y pobres de la ciudad de Madryn), ofreciendo trabajo en el municipio además de bolsones de comida. Claro, no es simplemente una entrega desinteresada sino que a cambio pide la fidelidad electoral de la mujer que lidera una agrupación.

Hasta no hace mucho, la municipalidad de Puerto Madryn colapsó financieramente porque la actual gestión incorporó casi un 80% más de personal, pasando de 1000 empleados a 1800 en apenas tres años (a razón de un empleado nuevo cada día y medio). Esto generó un caos económico para pagar sueldos, mientras se gestaba un juicio político que finalmente quedó sin efecto.

No solo no se revirtió esta situación que mostró un Madryn decadente y fundido como nunca en su historia, sino que se siguió incorporando punteros políticos al municipio, tal como lo denunciara el propio candidato de Cambiemos, Donato Laurita, en el debate organizado por Canal 3.

Según se pudo saber, desde las PASO hasta ahora, se realizaron 130 nuevos contratos de trabajo, es decir, 130 nuevos punteros que ingresaron al municipio. Con este número se alcanza para afirmar que durante la gestión de Sastre, la cantidad de empleados municipales se duplicó, siendo el municipio de la provincia que más personal tiene, superando ampliamente al de Comodoro Rivadavia.

Ya no se trata de especulación sino de una prueba contundente de cómo Sastre ofrece recursos del Estado para beneficio propio. Aunque lo más lamentable de todo es cómo Sastre especula con la necesidad de los pobres, mostrando lo peor de la política pero también lo peor de la condición humana.

.