Papelón judicial: el condenado por estafa en Madryn detenido en Rusia tuvo que ser liberado

04 /07 / 2018

La Justicia de Chubut le había prohibido salir del país a Facundo “Sapo” Ciarlo, pero un tribunal de Buenos Aires lo autorizó.

La detención en Rusia del estafador Facundo “Sapo” Ciarlo (44), mientras disfrutaba del Mundial de Fútbol, se transformó en un escándalo judicial, luego de que la jueza Marcela Pérez Bogado, de Puerto Madryn, en donde había sido condenado por una estafa, pidiera su captura internacional, ya que no tenía autorización para salir del país.
Ciarlo fue detenido mientras disfrutaba de los partidos de Argentina y de su estadía en un lujoso hotel de Moscú, y alojado en una cárcel de ese país. Sin embargo, este martes debió ser liberado ya que el “Sapo” logró demostrar que tenía una autorización de un Juzgado de la Ciudad de Buenos Aires, que le permitió salir del país y asistir al Mundial.
El juzgado de la Capital Federal revocó la resolución de la jueza madrynense y determinó que el imputado sea liberado de inmediato, ya que se constató que había pedido permiso para viajar al exterior.

Detalles

Según dice ahora el juzgado porteño que intervino en el caso, Ciarlo requirió el 3 de abril último, ante la jueza de Ejecución Penal N° 2 de Capital, Vilma Bisceglia, una autorización para salir del país, la cual fue concedida. El “Sapo” gozaba de libertad condicional desde el 7 de julio de 2017.
En la nueva resolución, dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 16 de la Capital Federal, se declaró incompetente en el caso al juzgado de Puerto Madryn, que había ordenado la detención del estafador, cuya pena a 3 años de prisión, obtenida en un juicio abreviado, expira el 4 de noviembre, informó el diario Clarín.
“Advierto, entonces, dos cuestiones: que la captura internacional fue realizada cuando ya esta jurisdicción resultaba incompetente, por lo que corresponde revocar la decisión adoptada por la Dra. Marcela Pérez”, indica la medida.
Y añade que la “salida del país (de Ciarlo) había sido autorizada por quien ejerce el control de la ejecución de la condena de Facundo Agustín Ciarlo, por lo que la petición del Ministerio Público Fiscal no podía prosperar”. Asimismo, establece que se disponga “la inmediata libertad” del imputado.
La polémica judicial recién comienza, ya que no son pocos los especialistas en Derecho Penal que aseguran que un Juzgado que lleve una causa con menor condena contra una persona no puede tomar este tipo de decisiones.
Es decir, el juez -o la jueza, en el caso de Chubut- que lleve la causa en la que un condenado haya recibido una pena mayor -al “Sapo” lo condenaron a tres años en suspenso- es la que debe intervenir en este tipo de autorizaciones.

Bullrich

La ministro de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quiso sacar rédito político del caso y escribió en su cuenta de Twitter: “Facundo Ciarlo estafó a la gente en más de 10 millones. Viajó a #Rusia, y el 27/06 la Justicia ordenó su captura. Búsqueda de Prófugos del @MinSeg alertó a @INTERPOL_HQ y al equipo policial enviado: Fue detenido y ahora esperamos su extradición al país para que cumpla su condena”.
La ministra ignoraba el caso y habló con llamativo desconocimiento, ya que ninguna de la dos situaciones la deja bien parada: si tenía imposibilidad de salir del país, no podía explicar cómo Ciarlo lo había conseguido. Y peor aún: ahora se sabe que había una autorización y nadie sabía que existía.

Antecedentes

Ciarlo se hizo conocido en 2016 cuando se descubrió que era un estafador con tarjetas de crédito robadas, varias de las cuales pertenecían a ciudadanos de Madryn. Con ellas compraba pasajes aéreos y paquetes turísticos que después revendía. Fueron víctimas de estas maniobras desde un marinero (clave para descubrirlo) hasta el grupo de rock nacional La Renga.
Tenía una empresa llamada “The Frog Travel”. A través de ella realizó una estafa de más de 10 millones de pesos. Con ese dinero se daba todos los gustos.
Era amante de los autos de alta gama y también de posar con celebridades. Se lo vio en fotos junto a Diego Maradona, el desaparecido Ricardo Fort y también con Bono, el líder del grupo U2.

.