Pablo Bastida quedará preso tres meses y hay preocupación por las filtraciones

08 /06 / 2018

Está acusado de recaudar la plata de los presuntos retornos de las empresas de construcción. El juez consideró que puede fugarse o entorpecer la investigación. Intentan que no se divulgue más material sensible del expediente.

El juez Sergio Piñeda resolvió tres meses de prisión preventiva para Pablo Bastida, al que los fiscales de la Unidad Anticorrupción, Marcos Nápoli y Héctor Iturrioz, calificaron como el “recaudador” del dinero que empresarios de la construcción presuntamente pagaban a un pequeño grupo de exfuncionarios provinciales para así acceder a los cobros de obras públicas que ejecutaban.

El magistrado, en una audiencia en el Superior Tribunal de Justicia, consideró que si queda libre hay riesgo de que Bastida se fugue o que entorpezca la investigación de la Causa Revelación. El imputado salió al menos 20 veces del país en los últimos años.

Sobre el posible entorpecimiento de las pesquisas, revelaron que intentó ocultar su celular al entregárselo a una empleada doméstica de su casa durante el allanamiento allí, quien a su vez se lo entregó a otra mujer empleada de una oficina céntrica de Bastida. Ella finalmente entregó el aparato en la Fiscalía de Trelew.

El defensor Fabián Gabalachis, expresó sentirse “resignado” al momento de defender a su cliente. Es que peticiones similares de los fiscales con otros imputados tuvieron respuestas similares del juez. Postuló sin éxito el arresto domiciliario.

A Bastida se le imputa el delito de ser partícipe necesario en dos hechos de una asociación ilícita. Varios testimonios de empresarios le apuntan en tal sentido.

Al inicio de la audiencia, el fiscal Nápoli admitió su preocupación por las filtraciones de material del expediente. Es que ayer apareció en Youtube la declaración en carácter de testigo del exjefe de gabinete, Alberto Gilardino, revelando datos de la interna de Casa de Gobierno durante la última gestión del exgobernador Mario Das Neves.

“Daño extremo”

Nápoli deslizó que “fue obra de alguna de las defensas” ya que recordó que ese material le fue entregado a cada abogado de los imputados. Advirtió que hacer públicos estos datos “dificultan la investigación” ya que potenciales nuevos testigos pueden sentir temor de presentarse a declarar. “Quiero que quede constancia para tomar conciencia del daño extremo que provoca a quien declara y a la comunidad”, apuntó.

“Intentaremos diseñar algún programa informático con sellos de agua para que las entrevistas fílmicas no puedan alterarse. Muchas veces las defensas se quejan de que tardamos en darles material y que somos lentos, pero tendremos que tomar cada vez más recaudos. Imaginen si esto se hace una práctica común”.

Gabalachis compartió la preocupación y sumó un dato: una imagen suya con su defendido cuando fue a entregarse a Tribunales de Trelew. La captó un cámara de seguridad interna de ese edificio cuando Bastida se puso a disposición de la Justicia voluntariamente. Se viralizó. “No puedo tener otra conjetura de que salió del propio edificio de tribunales y ajeno a la actividad de cualquier defensor”, destacó. El penalista advirtió que “el poner énfasis en que no se viralice material es atribuible no solo a la defensa sino que hay más personas tratando de fomentarlo. El hallazgo era ver cómo se entregaba Bastida”.

Luego, ante la prensa, Nápoli destacó que ambas circunstancias debieron evitarse y anticipó medidas para que no se repitan nuevas filtraciones.

Hoy declaran dos

Para hoy a las 9 está previsto que declare el periodista Jorge Andrés Ninin en la Causa Revelación. A través de su defensor pidió hablar y contar ante el juez su versión de los hechos. Luego, a las 11.15, en la misma Sala de Audiencias, el ingeniero Patricio Musante, uno de los empresarios imputados, hará lo propio.

.