Macri quiere recortar transferencias a la Patagonia por $ 140 mil millones

02 /07 / 2018

El Presidente quiere achicar los fondos para la región en el presupuesto de 2019. Ya hay oposición de legisladores. ¿Qué dirán los gobernadores?

El Gobierno nacional analiza recortar todas las transferencias a la Patagonia para ahorrarse 140 mil millones, publicó el sábado La Política On Line (LPO), uno de los portales de noticias que maneja buena información, sobre todo de la Casa Rosada.

Según este medio, varios ministros ya deslizaron la idea en un encuentro con el senador rionegrino Miguel Ángel Pichetto, quien –obviamente- lo rechazó de pleno.

Según esta versión, Mauricio Macri presiona a los gobernadores peronistas para compartir el costo del ajuste fiscal que exige el FMI, pero ya recibió una respuesta clara: “Presentá el presupuesto con tu propuesta de ajuste y discutimos sobre eso”, repitieron, palabras más palabras menos, los interlocutores del peronismo.

La ley dispone que Macri debe enviar el presupuesto del 2019 el 15 de septiembre. El acuerdo con el FMI lo obliga a incluir una baja del gasto que va entre los 200 mil y los 270 mil millones de pesos, para que el déficit primario pase de 2.7% a 1.3% del PBI, como se comprometió Nicolás Dujovne ante Christine Lagarde.

La idea que los asesores le acercaron al Presidente es cortar todas las transferencias discrecionales a la Patagonia, lo que implicaría un ahorro -según las cuentas de la Casa Rosada- de unos 140 mil millones.

La descabellada propuesta es cortar a cero la asistencia al régimen de promoción de la industria electrónica de Tierra del Fuego, los reembolsos a puertos patagónicos y hasta los plus que se pagan en planes sociales, jubilaciones y asignaciones familiares a los que viven en la Patagonia, por las más duras condiciones de vida que implica instalarse en esa región.

El ministro de economía, Nicolás Dujovne, ya le anticipó a los legisladores de Cambiemos que el ajuste se completará con recortes a los subsidios a energía y transporte y a la obra pública. Esto contradice las declaraciones de Rogelio Frigerio (Interior) y Guillermo Dietrich (Transporte) sobre la continuidad de la obra pública y del flamante ministro de Energía, Javier Iguacel, sobre el freno al recorte de subsidios.

La tijera de Iguacel

Además del “Plan Antipatagonia” –hay uno oficial que se llama “Patagonia” y nunca funcionó-, dicen que en los próximos días Iguacel anunciará una reducción aún más gradual de los subsidios a la energía para paliar los efectos de la devaluación y hasta analiza la posibilidad de imponer una suerte de tarifa plana para darle “certidumbre” a los usuarios.

Los giros discrecionales que se quieren cortar son programas de salud, educación, empleo o producción que la Nación ejecuta en el país y se hacen sentir en provincias chicas.

Tampoco será tan sencillo recortar obras públicas, porque el presidente promete reemplazarlas con Programas de Participación Pública Privada (PPP) pero no convence a todos. Hasta ahora sólo licitó corredores centrales y nada en el interior, dicen algunos legisladores.

Esta semana comenzará un contacto entre los ministros de economías de las provincias para coordinar estrategias conjuntas, porque sus jefes no quieren ser abordados de a uno por la Casa Rosada. Se viene un ajuste monumental.

.