La familia Das Neves “probará que el dinero es bien habido”

12 /06 / 2018

El abogado dijo que Raquel Di Perna acreditará el origen lícito de la plata secuestrada en su casa. Los empresarios Juan Salaberry y Daniel Russo podrán salir a trabajar.

El defensor Emilio Galende reafirmó que por ahora ninguno de sus clientes va a declarar. También confirmó que en el Caso Revelación ya accedió a la causa en nombre de Raquel Di Perna, viuda del gobernador Mario Das Neves. Y que hoy se constituirá en representante de María Victoria, “Mariví”, hija del mandatario fallecido. “Por supuesto que están interesadas en comparecer y estar a derecho por cualquier requerimiento”. Si hace falta también defenderá a Pablo Das Neves, aunque por ahora no está involucrado.

El penalista aseguró que la familia “cuenta con toda la documentación para acreditar el origen del dinero secuestrado en la casa de calle Posadas. Trataremos de acreditar que es bien habido, y que no tiene ningún tipo de sospecha de ser espurio o mal habido”. Fiscalía decidirá luego si esta presentación es suficiente para devolver la plata.

En otro orden, el juez Sergio Piñeda decidió que el empresario de la construcción de Trelew, Juan Salaberry, podrá salir a trabajar a su empresa de lunes a viernes de 9 a 13 y de 16.30 a 19. También lo autorizó a una salida especial el 20 de junio al Colegio Padre Juan Muzio para ver cómo su hija jura la bandera. El fiscal Marcos Nápoli sugirió que el permiso sea sin guardia policial “para no afectar el estado psicofísico de la joven ni estigmatizarla”.

Daniel Russo, el otro empresario que defiende Emilio Galende, también podrá salir a trabajar a su empresa los días hábiles de 9 a 14. Además podrá visitar las 4 obras que siguen a su cargo en Rawson, Playa Unión y Trelew.

Salaberry y Russo están imputados en la Causa Revelación y tienen prisión domiciliaria. El juez les advirtió que no pueden tomar contacto por ningún medio con los otros imputados o posibles testigos del expediente. Si no cumplen volverán a prisión de inmediato. Nápoli consideró que “es justo que salgan a trabajar ya que no tuvieron una participación tan grave como el resto de los acusados”.

“No es lo mismo el jefe de una asociación ilícita que además organiza este plan para afectar el bien jurídico que pequeños empresarios que tuvieron algún grado de participación en esas maniobras. Eso es tenido en cuenta y se corresponde con el deber de objetividad que tenemos”.

.