Eliceche hizo valer su experiencia en el debate

07 /10 / 2015

Finalmente, en el día de ayer, los cinco candidatos a intendente por la ciudad: Donato Laurita (Cambiemos), Ricardo Sastre (Chu.So.To), Carlos Eliceche (FpV), Leslie Roberts (UyO) y Adrián Escalante (UP) expusieron sus propuestas en el marco de Madryn Debate, organizado por Canal 3, bajo la conducción de Esteban Gallo y Ramiro Outeda.
Los temas acordados por la organización y los equipos de cada candidato fueron cuatro: obras y servicios públicos, seguridad, producción y empleo y gestión municipal, y fue Eliceche quien impuso su experiencia política al mostrarse más claro y contundente con las propuestas, con la lectura de la realidad y con las acusaciones que eventualmente le realizaron.
Quien no la pasó bien fue el propio Ricardo Sastre, en quien se concentraron distintas críticas por su gestión de gobierno, y donde por momentos se lo notó muy molesto e irritable con su lapicera en mano.
Si bien existen diferentes matices a la hora de evaluar un debate, los especialistas acuerdan en que gana el debate quien mejor impresión deja en los oyentes, algo que sin dudas parece haber logrado Eliceche durante las dos horas que duró el mismo y con su cierre hablándole a los ciudadanos de Madryn.
Por otro lado, la estrategia del Sastre tuvo dificultades porque centró su discurso en la queja y en la falta de acompañamiento, además de querer mostrar diversos problemas de su rival político, que terminaron exponiendo sus propias falencias administrativas y dificultades de gestión.
El hecho anecdótico del debate fue cuando Sastre afirmó: “colaboramos con la policía, compramos 50 bicicletas”, generando una catarata de burlas en las redes sociales.
Ese nerviosismo (transferido a su lapicera) y titubeo acompañó durante todo el debate a Sastre, quien no solo fue el centro de las objeciones de Eliceche sino del resto de los candidatos, especialmente de Laurita, quien lo acusó de hacer entrar ‘punteros políticos’ al municipio, algo que generó gran malestar entre sus colaboradores y al propio intendente.
Si bien ningún debate es definitorio, y menos en una sociedad que no acostumbra a este tipo de prácticas, no menos real es el efecto positivo de arrastre que puede generar a la hora de seducir al votante indeciso, a quienes todos fueron a buscar. En este caso, la mayoría coincidió en que la balanza que arrastró a Sastre hacia abajo fue la misma que elevó a Eliceche hacia arriba.

.