El Senado rechazó el proyecto de despenalización del aborto por 38 votos contra 31

09 /08 / 2018

El Senado trató el proyecto de despenalización por más de 16 horas. No alcanzaron los votos para que sea ley. Hubo fuertes marchas a favor y en contra. Igual, el tema se instaló en la agenda pública. Los chubutenses Nancy González, Alfredo Luenzo y Juan Mario Pais votaron a favor.

El Senado desechó este jueves a la madrugada el proyecto aprobado en Diputados sobre interrupción voluntaria del embarazo. Fue por 38 votos en contra y 31 a favor. Hubo dos abstenciones y una ausencia. Fue en el marco de una jornada histórica marcada por masivas movilizaciones a favor y en contra del proyecto, que tendrá una nueva oportunidad recién en 2020, con la próxima renovación parlamentaria.

El papel de los chubutenses

Los tres senadores por Chubut ya habían adelantado su voto a favor de la despenalización. Estuvieron entre la lista de oradores previo a la votación final. Juan Mario Pais (FpV) respaldó la sanción del proyecto de despenalización del aborto en la Argentina que se debate en el Congreso Nacional. “Estoy a favor de esta ley. Entiendo que es necesaria, urgente y que -de ser sancionada- nos dará una sociedad un poco más justa, un poco más igualitaria, un poco más digna para las mujeres”, remarcó en su discurso en el recinto del Senado.

“Estoy seguro de que la sociedad avanzó y que, si no es hoy, esto pronto será ley. La sociedad se merece esta ley y que no actuemos con hipocresía. Este es un tema de derechos humanos y de salud pública”, fundamentó.

“A las mujeres muchas veces se las reivindica desde el discurso, pero se las sigue discriminando desde la sociedad, el derecho y el Estado”, puntualizó.

Por su parte, Nancy González (FpV) se manifestó a favor del proyecto de ley sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y explicó que con la sanción de la medida el presupuesto anual destinado a la salud pública disminuirá un 43%.

En ese sentido, la chubutense remarcó que actualmente “el sistema de salud público atiende 50 mil intervenciones al año y tenemos un presupuesto público de 1.000 millones, si aprobamos esta ley el presupuesto disminuiría un 43% y si tendríamos la producción pública del misoprostol disminuiría en un 55%”.

A su vez, aseguró que “todos podemos hacer historia, con este debate y esta votación podemos hacer una sociedad más igualitaria” y remarcó que “con este proyecto de ley estamos ampliando la democracia”.

“Las estadísticas dicen que las mujeres pobres abortan y mueren, mientras que las que tienen buen nivel económico abortan y no mueren”, insistió y concluyó: “Esta ley no sale hoy, muy pronto va a salir, esta ola verde no la para nadie. ¿Esperamos que venga otra generación para aprobarla?”

Por último, el senador Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos) dijo que “si los hombres tuviéramos la habilidad de procrear no estaríamos discutiendo esto. Si vamos a criminalizar a una mujer que interrumpe un embarazo no deseado, también deberíamos penalizar al hombre que no se hace cargo. Los argentinos somos machistas en recuperación. Ojalá terminemos pronto de aprender para tener todos las mismas obligaciones y los mismos derechos”.

Celestes contra verdes

Afuera, en las calles y en los alrededores del Congreso se tiñeron de verde y celeste, cuando militantes a favor y en contra de la legalización del aborto se hicieron presentes durante toda la jornada para vivir de cerca la sesión y seguir con atención la votación que finalmente se dio recién a las 2:44 de la madrugada.

Con los pañuelos característicos de ambos bandos colgando de mochilas, rejas y agitados a lo alto, la marea humana que desbordó la Plaza del Congreso no se dejó amilanar por el frío y la lluvia y, al igual que en la sesión de la Cámara de Diputados de junio pasado, se preparó con ropa de abrigo, paraguas y mate para montar una vigilia a la espera de la decisión final.

La plaza volvió a dividirse en dos sectores en medio de un fuerte operativo de seguridad a cargo de la Policía Federal y de la Ciudad: aquellos que estaban a favor permanecieron a lo largo de la Avenida Callao, mientras que los grupos “provida” se ubicaron, del otro lado de la plaza, desde la Avenida Hipólito Yrigoyen hacia el sur.

El “sí” y el “no”

“Espero que nos escuchen. Las calles no se llenan por nada. Ojalá que el Senado nos escuche”, decía Pilar, de 24 años y estudiante de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que concurrió a la plaza con su amiga Celeste, de 23, y estudiante de Medicina de la UNLP: ambas llevaban en sus muñecas los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

“Esperemos que nos escuchen y que vean toda la gente que se movilizó hasta acá de todo el país”, señaló a NA Juliana Sierra de la Unidad Provida, delegación Salta. “Creemos que el planteo tiene que pasar por otro lado. Se tiene que hacer otro planteo. La solución no es el aborto. Que se cumpla la educación sexual integral, pero también la educación. Creo que la educación es lamentable y por eso se llega a situaciones extremas”.

.