Detuvieron a un prestigioso pediatra del Garrahan por distribuir pornografía infantil

30 /05 / 2019

Se trata de Ricardo Russo de 55 años. Las pruebas encontradas tienen que ver con videos y fotografías de menores de entre 6 meses y 14 años y en muchas de las imágenes se veían camillas y participaba el mismo médico detenido de la producción del material.

El médico pediatra del Hospital Garrahan Ricardo Russo, acusado de tenencia y distribución de pornografía infantil y vinculaciones con una red internacional, se negó a declarar hoy ante la fiscalía, por lo que el Ministerio Público pedirá su prisión preventiva ya que «existe suficiente prueba en su contra», dijo la fiscal Daniela Dupuy.

«Estamos frente a la hipótesis de una eventual producción, distribución y tenencia de imágenes de menores para su explotación sexual, tenemos la suficiente prueba para imputar al detenido que se negó hoy a declarar y pediremos mañana a la juez su prisión preventiva», dijo la fiscal al canal de noticias TN.

Precisó que la «investigación es incipiente pero se encontraron mucho más de cien videos en la computadora del detenido» y añadió que «seguimos investigando y no sabemos aún si habrá mas detenciones».

Detalló que «se trata de una red trasnacional que se dedicaba a distribuir pornografía a través de la plataforma E Mule y esto ya está tipificado como delito en el artículo 128 del Código Penal» y añadió: «no sabemos aún si la producía o lo hacía un tercero».Russo, de 55 años, era jefe del servicio de inmunología y reumatología infantil del Hospital Juan Garrahan y fue detenido ayer en la playa de estacionamiento de ese centro asistencial tras mas de 40 allanamientos, siete de ellos en la Ciudad de Buenos Aires, vinculados con la investigación.

Las pruebas encontradas tienen que ver con videos y fotografías de menores de entre 6 meses y 14 años y en muchas de las imágenes «se veían camillas y participaba el mismo médico detenido de la producción del material», detalló el secretario de Seguridad porteño Marcelo D’ Alessandro.

La detención del médico, identificado por las autoridades intervinientes como Ricardo Russo, ocurrió el malrtes en el estacionamiento del Hospital y fue pedido por la Fiscalía Especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad, a cargo de la fiscal Daniela Dupuy y por la jueza en lo Penal, Contravencional y de Faltas 24 María Alejandra Doti.

Al momento de la detención «se secuestraron un teléfono celular, el cual era de su uso personal, y un pendrive que serán periciados», detalló la Policía.

Fueron allanados un total de 40 domicilios en la Argentina y también en los Estados Unidos y Brasil.El caso se originó en el marco de una operación internacional denominada «Luz de Infancia III» llevada a cabo por las autoridades de Homeland Security de los Estados Unidos (FBI) y del Ministerio Público de la Acusación de Brasil.

Esta investigación derivó en ramificaciones que había en la Argentina por lo que comenzó a actuar la fiscalía especializada «que realizó allanamientos en todo el país, siete de éstos en la Ciudad de Buenos Aires», destacó D’ Alessandro.

Los allanamientos mostraron la existencia de «varios hechos de distribución de contenido pornográfico infantil llevados a cabo por usuarios radicados en este país, a través de la plataforma P2P «E-mule».

«A través de un canal de denuncias que tiene la fiscalía general de la ciudad se recibe una denuncia clave, se producen allanamientos donde se secuestran computadoras y pendrives donde se encuentran pruebas contundentes, los chicos siendo abusados», aseguró D’ Alessandro.

Además se realizaron allanamientos en Estados Unidos, Brasil y uno de ellos fue en el domicilio del imputado.

«Se logró vincular a la persona y se le secuestró material. En este tipo de grupos se habla de una red donde se distribuyen entre ellos el contenido pornográfico» explicó y agregó «no hay duda de su partiicpación en el caso».

El imputado fue trasladado a la sede policial y este juevesserá llevado a sede judicial, detalló el Ministerio de Seguridad porteño.

Vasta carrera internacional

Ricardo Alberto Guillermo Russo, el jefe de inmunología y reumatología infantil del Hospital Garrahan detenido por tenenecia y distribución de pronografía infantil, trabaja en ese centro asistencial dese 1993, donde ingresó como residente hasta llegar al cargo que hoy ocupaba desde hace diez años.

Recibido en la Universidad de La Plata en 1986, trabajó en el hospital de pediatría de esa ciudad hasta 1990, para luego trasladarse a los Estados Unidos y Canadá, donde se desempeñó en el hospital de la Universidad de Texas, en la de Toronto, Canadá y en la de Dallas.

Su especialidad, de acuerdo con su perfil público en la red social Linkedin son las enfermedades reumáticas pediátricas, la artritis juvenil sistémica, los síndromes autoinflamatorios y el síndrome de activación de macrófagos.

Es editor asociado de la revista Jorunal of Rheumatology y tiene más de 150 trabajos publicados que fueron leídos por más de 18 mil personas.Al ingresar al Garrahan se dedicó a entrenar a jóvenes médicos y colaboró en proyectos de investigación, al tiempo que desarrolló guías para el tratamiento de la artritis infantil y enfemedades afines.

También es codirector del registro de enfermedades autoinflamatorias de América latina, y ha participado activamente en asociaciones internacionales, como las directrices SHARE, el proyecto UCAN-DU, el consorcio INCHARGE y los proyectos SHEPPARD y JAMLess.

El Garrahan apartó al pediatra

El hospital informó en un comunicado oficial que el pediatra detenido y acusado de «distribuir y producir» pornografía infantil fue «apartado de su cargo hasta que la justicia se expida».

«Ante los hechos de público y notorio conocimiento que circulan en medios de comunicación, el hospital Garrahan informa, a través de sus autoridades, que la Dirección de Asuntos Jurídicos tomó conocimiento del caso y se comunicó con la fiscalía interviniente a fin de poner a entera disposición de la justicia todo lo necesario para lograr el esclarecimiento de los hechos», señala el texto.

Y continúa: «Hasta tanto la justicia se expida, las autoridades han decidido apartar del cargo al profesional involucrado».

«La comunidad hospitalaria está movilizada y consternada a la espera de más información que permita aclarar los hechos ocurridos», finaliza.

.