Cimadevilla asumirá en la Unidad AMIA, la dependencia que manejó el exfiscal Nisman

13 /12 / 2015

El flamante ministro de Justicia, Germán Garavano, le ofreció el cargo y el exsenador chubutense lo aceptó. Fue creada en su momento para asistir a la Justicia en las causas vinculadas con el atentado a la mutual judía.

El nuevo gobierno sigue con preocupación el desarrollo de la causa de la muerte del fiscal Alberto Nisman y entre sus proyectos, el flamante ministro de Justicia, Germán Garavano, tiene previsto revitalizar la Unidad AMIA, que depende de su cartera, y le ofreció al exsenador por Chubut, Mario Cimadevilla, hacerse cargo de esa dependencia, informó este domingo el diario Clarín.

Aunque Clarín agrega que Garavano espera una respuesta de Cimadevilla para hacerse cargo de la Unidad AMIA, el dirigente radical ya le contestó este mismo domingo y sería anunciado mañana lunes.

La repartición que manejará Cimadevilla fue creada para asistir a la Justicia en las causas vinculadas con el atentado. Entre sus atribuciones, también puede realizar investigaciones por iniciativa propia, “debiendo comunicar sus resultados a las autoridades judiciales y del Ministerio Público”.

Con el tiempo, la Unidad además se dedicó a investigar el encubrimiento del atentado, por el que ahora son juzgados el ex presidente Carlos Menem y el ex juez Juan José Galeno, entre otros.

La Unidad Especial debutó en 2000 al mando de Nilda Garré. También estuvieron en ese cargo Alejandro Rúa (actual abogado de Gils Carbó), Martín Mena, Alejandro Slokar y recientemente Luciano Hazan. “Estaba prácticamente desmantelada y con muy bajo perfil. El objetivo es jerarquizarla para que pueda colaborar con la investigación del atentado, seguir de cerca el juicio de encubrimiento (a cargo del Tribunal Oral Federal 2) y colaborar con la fiscal Viviana Fein”, resumió al diario Clarín una fuente que conoce los detalles del plan de Garavano.

La decisión genera desconfianza en la Procuración y se da justo cuando el Gobierno suma presión para que se vaya Gils Carbó, muy cercana a la fiscal Fein. “Esperamos que dé un paso al costado, sin perjuicio de los procesos judiciales que existen”, dijo el sábado Garavano en diálogo con radio Mitre.

.