“Chito” dijo que compró 5 lotes y un edificio con sus ahorros, dos créditos y ayuda de su pareja

31 /07 / 2018

Oscar Alarcón será investigado por enriquecimiento ilícito y autolavado de dinero. Dijo que ganaba $ 30 mil pero que guardaba hasta 10 mil por mes. Adquirió terrenos en Playa Unión, locales comerciales y construye una casa. Para los fiscales, “el incremento patrimonial no cierra”.

El juez Fabio Monti abrió por 6 meses la investigación contra Oscar “Chito” Alarcón, exdirector de Ceremonial y Protocolo de la Provincia, imputado por enriquecimiento ilícito y autolavado de dinero.
Los fiscales de la Unidad Anticorrupción, Alex Williams y Omar Rodríguez, consideran que como empleado público, Alarcón no pudo tener solvencia económica para comprar 4 terrenos en Playa Unión, un local de dos plantas para oficinas a estrenar en pleno centro de Rawson y otro lote para construir una casa en el barrio Gregorio Mayo.

La audiencia de apertura de investigación se realizó ayer en la Oficina Judicial de la capital. A “Chito” lo defendió Carlos Conti. Los fiscales lo acusaron de lograr un “incremento patrimonial inalcanzable y sin capacidad económica para adquirirlo”.

La defensa

Conti remarcó que desde que Alarcón supo de la investigación, siempre estuvo a disposición de la Justicia ya que es su oportunidad de “vindicarse” ante las sospechas.
Sobre los precios que pactó con Susana Celi, la vendedora, –“irrisorios” según los fiscales-, admitió que los valores fueron bajos pero explicó que por ese motivo hay una demanda civil entre los sucesores de la familia Tocho. Las ventas fueron ante el escribano público Juan Cruz Lagos, de Esquel.

Alarcón respondió preguntas de los fiscales y aseguró que pudo comprar los inmuebles gracias a sus ahorros, un crédito hipotecario, otro del Instituto Provincial de la Vivienda y el aporte de su concubina, Carmela Mirenda.

Su sueldo en Ceremonial era de 30.000 pesos más viáticos. Lograba ahorrar entre cinco mil y diez mil pesos por mes, más la ayuda de su concubina, dueña de una librería en Rawson.
Pero para el fiscal Williams “el incremento patrimonial de Alarcón no cierra con los informes de sus ingresos y sus movimientos bancarios”.

“Chito” es funcionario público desde 2003, con las primeras gestiones del gobernador Mario Das Neves. En el lapso 2011/15 volvió a su cargo en Trevelin y de ahí adscripto al Instituto Provincial de la Vivienda. Con la tercera gestión de Das Neves regresó a Ceremonial, área dependiente de la Unidad Gobernador, hasta su renuncia en mayo de este año. No tuvo otro ingreso que su sueldo.

Según el Registro de la Propiedad Inmueble de Chubut, posee lotes en Playa Unión y en Rawson. Cuatro de los lotes en el balneario se los compró a Bárbara Analía Tocho, por $220.000. En la misma fecha y por escritura pública de la misma Escribanía de Esquel, Alarcón le compró a Tocho, por $265.000, un edificio de oficinas de dos plantas de 600 m2.

Los fiscales consideraron que “más allá de los inverosímiles precios de compra que figuran en la escritura, aún dando por ciertos dichos montos, aparecen de imposible acceso a un funcionario público que percibía un sueldo neto de $ 18.890, lo que a su vez, según sus movimientos bancarios, eran utilizados en su totalidad sin remesa que refleje ahorro”.

Antes de estas compras “Chito” adquirió de parte de Alejandro Patricio Alarcón un inmueble en el barrio Gregorio Mayo de la capital. Pagó $28.000 y construye allí una casa.

“Datos objetivos”

“Existen datos objetivos de un incremento patrimonial apreciable e injustificado ya que no tenía capacidad económica para la adquisición de los bienes inmuebles de los que es titular”.
El fiscal Williams le dijo a la prensa que los argumentos del defensor y de Alarcón “ya los teníamos presentes”. Aclaró que el conflicto sucesorio en la familia que le vendió los terrenos no son parte de la causa. “Es algo que sabíamos, pedimos el expediente al Juzgado Civil y eso nos permitió dar con las escrituras originales, sirvió porque pudimos determinar cuál escribanía intervino en la maniobra”.

Según los informes bancarios, “hay un incremento patrimonial que no cierra ni con la declaración ni con los informes bancarios, su ingreso mensual no registraba capacidad de ahorro”. Según los datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos, la librería de la mujer de Alarcón tampoco registra ganancia suficiente que justifique las compras. Ese comercio es investigado por presuntas contrataciones directas con Ceremonial.

Palabra de Alarcón

En su testimonio, Alarcón prometió que “vamos a trabajar para presentar toda la documentación de dónde salió el dinero y aclarar de una vez por todas esta operatoria”.

Explicó que consiguió 200 mil pesos de un crédito hipotecario para comenzar su casa en el Gregorio Mayo, y otros 120 mil del IPV. El primero es de octubre de 2010 y el otro, de 2012. Al crédito del IPV lo usó paulatinamente ya que se paga por certificación de obra. Le quedan 20 mil pesos por cobrar.

“Desde 2010 fuimos avanzando con dinero que me iba dando mi señora y después de la certificación guardábamos la plata para algún día poder terminar la casa”.
“Chito” admitió que la plata no la bancarizó. La guardó en efectivo en su casa. Sobre el origen de los 485 mil pesos para los lotes de Playa y las oficinas, dijo que fueron “ahorro familiar” con su mujer. Pero ignora el “giro comercial” de la librería porque lo maneja un contador. Aseguró que “lo que figura en las escrituras es el total, porque era lo único que podíamos pagar”.
-¿Cómo se generó este negocio?
-Susana Celi necesitaba cubrir una deuda y necesitaba vender sí o sí porque tenía que liquidar una deuda importante, si no le cerraban la farmacia. Necesitaba ese dinero. Vino varias veces a ofrecernos. No estábamos muy de acuerdo en comprar pero después ante tanta insistencia accedimos porque ella quería que quedaran con su excuñada que era Carmela.
Aseguró que nunca invirtió en mejoras en el local comercial y que no sabe cuántos metros cuadrados tiene ni en cuánto se cotiza. “Si tengo que levantar una pared busco a un albañil a ver cuánto me cobra y busco el más barato”, graficó.
Hoy vive en Trevelin pero alquila una casa en Playa Unión. El mes pasado pagó por esa renta $ 9.300.

.